¿Y SI ME CONTÁS TU HISTORIA?

En tu familia, ¿cuáles son las historias de amor? ¿Preguntaste alguna vez cómo llegaron tus abuelos a Argentina? ¿Qué relatos llegaron hasta vos? Es cierto que puede parecer un rompecabezas, que suele haber silencios en medio de las historias. Y también, detalles novelescos. Pero la punta del ovillo siempre está: una carta, una fotografía o una taza de té antigua. Algo que refiera a tus antepasados. Desde ahí podemos comenzar: ¿me querés contar esa, tu historia?

ESCRIBIME TU CARTA

Empecemos por acá. Tus datos de contacto y en el recuadro «contame tu historia» imaginá que estoy escuchándote con suma atención. Y así, me escribís los nombres, sobre el país de origen y esos detalles que siempre te parecieron únicos. No te preocupes por las formas, lo importante es animarse. Y tal vez, que vos y yo rescatemos esa historia de amores inmigrantes de tu familia. “La que siempre se contó, pero nunca escribieron”.

CARTAS A DIANA

Hola Diana:

Me animo a escribirte esta carta porque leí tu propuesta y creo que sos la persona indicada. En mi familia siempre se habló de la llegada de mis abuelos a Argentina, mi abuela se llamaba Emma y llegó desde Alemania en 1918.

Su papá —mi bisabuelo—había sido general en el Ejército Alemán de la Primera Guerra Mundial. Pero en el fondo creo que era un romántico que no le gustaba su vida. Por eso, cuando otra familia conocida emigró a Argentina, le compró un pasaje y la mandó con ellos.

En nuestra familia quedó la frase con la que la despidió y que siempre la usamos:
“No preguntes tanto. Te estoy dando el mundo y eso es todo lo que tenés que saber”
Diana, me encantaría poder contarte todo. Te dejo mis datos.
Gracias! Ojalá la vida de Emma quede escrita en tus libros!!

Maricel, Mar del Plata

+

Querida Diana, esta es la historia de mis abuelos. Se fue reconstruyendo a partir de las charlas con mi madre, con mis tíos… Giovanna Berlese y Beniamino Tosello llegaron desde el pueblo de Istrada, en la región de Treviso. Primero llegó Beniamino, un carpintero que se instaló en Buenos Aires.

En una oportunidad, cuando una familia de mi abuela venía para Argentina, decidieron comprometerla con mi abuelo y así viajó: sola, con un futuro esposo desconocido.

Me imagino sus pensamientos, sus miedos y también la incertidumbre que habrá sentido! Igual mi abuelo, que solamente había visto una foto y de pronto el barco que venía de Italia traía a la mujer que lo iba a acompañar toda su vida.

Con mucho amor, historia relatada por Maggie Savage

+

Querida Diana, así inicia la historia de mis abuelos…
Sofía era una húngara adorable que había nacido en un pueblito pequeñito, rodeado de bosques perfumados.

Se casó con Esteban, un magyar muy buen mozo, rebelde vitalicio y de una gran inteligencia. De esa unión nació una niña, a la que pusieron Pirohska (Rojita, Caperucita Roja)

Vivieron la primera guerra mundial. La guerra más dolorosa porque casi todos los combates se definían cuerpo a cuerpo. Su abuelo estuvo en el campo de batalla del que regresó por haber sufrido una herida invalidante.

Luego llegó la gran crisis económica en el viejo Continente, que los llevó a tomar la decisión de emigrar, buscando una oportunidad de progreso .

Partiendo desde el corazón de Europa , atravesaron los mares en la tercera clase de uno de los tantos barcos de inmigrantes que venían a hacer la América. Sofia, Esteban y una hijita de tres años.

Cuando en Migraciones le pidieron nombre de la pequeña y dijeron Rojita, como no tenía traducción, directamente la asentaron como Rosita.

Rosa Di Carlo

+